<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1549821131771086&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
2018 jun /21

Con la cinta de capitán: claves de los liderazgos que pueden transformar tu empresa

uruguay

El maestro Óscar Washington Tabárez lo explicó en pocas palabras. Según se publicó en el libro “Diego Godín, coraje, corazón y cabeza”, a la hora de justificar por qué eligió al zaguero como capitán de la selección uruguaya en sustitución de Diego Lugano, Tabárez explicó: “Nunca le vi un mal comportamiento. Es una pieza clave en la estructura de esta selección y, lo que es más importante, confío mucho en él a la hora de recibir a los nuevos jugadores que lleguen al equipo, para adaptarles, para implicarles. Más allá de lo futbolístico, es una persona extraordinaria”.

El deporte -y el fútbol en particular- es una gran fuente de valiosas lecciones sobre liderazgo que pueden ser aplicadas a las empresas.

Los líderes son los embajadores de la empresa a la hora de motivar, retener y mejorar la calidad de vida del equipo, al tiempo que sus acciones tienen efectos directos en la organización.

 Las características que Tabárez atribuye a Godín lo posicionan como un líder que predica con el ejemplo, que respeta a sus compañeros y logra el respeto de ellos, que está presente y logra guiar e incluir a los recién llegados en el proceso.

Pero lo cierto es que su liderazgo no es el único tipo que existe y encontrar el formato más adecuado de acuerdo a las necesidades de cada organización es clave para conseguir los objetivos trazados o salir de una crisis.

¿Qué tipo de liderazgos pueden mejorar tu empresa y cómo detectarlos? A continuación te presentamos cinco tipos.

  1. Líderes democráticos.

Los líderes democráticos o participativos valoran la opinión de los colaboradores que tienen a cargo, pero sin olvidar que la decisión final está en sus manos. Hacen sentir que las contribuciones del equipo son valiosas y escuchadas, identifican al trabajador como parte importante del proceso de decisión del negocio y logran que muchos se sientan motivados.

Este tipo de líderes son fundamentales a la hora de realizar cambios organizacionales que necesitan del apoyo de los empleados, también en equipos creativos e innovadores o a la hora de implementar un programa de reconocimientos.

Este estilo de liderazgos no es el más efectivo en emergencias o situaciones que corren con el tiempo en contra.

  1. Líderes transformaciones.

Es un tipo de liderazgo que requiere una política de puertas abiertas. Se trata de motivar a través de la visibilidad, mostrando a los colaboradores que forman parte de un objetivo mayor, que son parte de un engranaje.

Estos líderes son fundamentales para implementar nuevas estrategias, motivar equipos poco productivos o estructurar un plan de trabajo y suelen concentrarse en la estrategia de negocios principal.

No se necesitan cuando se trata de liderar proyectos de corta vida ya que sus habilidades pueden verse desperdiciadas.

  1. Líderes distantes.

Son aquellos que no supervisan constantemente a sus colaboradores y no están presentes en todo momento para dar feedback. Grandes empresas como Google o Facebook se caracterizan por aplicar este modelo, que suele ser útil solo para aquellos equipos experimentados y entrenados.

Son modelos aplicables cuando no hay crisis y que funcionan cuando se trata de colaboradores de alto nivel, muy innovadores y con expertos.

  1. Líderes transaccionales.

Es un tipo de liderazgo que se basa en premios y castigos, que suele usarse de manera formativa dentro de una empresa. Este tipo de líderes suelen marcar constantemente las labores de los colaboradores y los resultados que se esperan. Tienen todo medido porque es la única forma de que los empleados puedan desarrollar la estrategia impuesta.

Se necesitan en proyectos operativos, de corto plazo, de trabajo estandarizado, pero no son útiles para proyectos a largo plazo, para motivar empleados o buscar innovación.

 

  1. Líderes autocráticos.

El líder autocrático es opuesto al democrático. No quiere que sus colaboradores tomen decisiones y en cambio imparte órdenes de forma autoritaria. Aunque parezca una forma de liderazgo que afecta la motivación y retención laboral, suelen ser muy efectivos en determinados escenarios específicos, como por ejemplo cuando hay una crisis o cuando un grupo de empleados necesita una supervisión cercana. También en procesos rápidos de producción.

Pero hay que tener cuidado porque a largo plazo puede alimentar la rotación de personal y frenar la innovación.

 Más información sobre como motivar a tus colaboradores, haciendo clic aquí.

0 Comentarios: