<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1549821131771086&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
2018 jul /3

¿Qué se puede aprender de la Selección Uruguaya a la hora de crear equipos?

AUF

El 13 de julio de 2010, en una tarde gris y helada, parado en las escalinatas del Palacio Legislativo, el técnico de la Selección uruguaya de fútbol, Óscar Washington Tabárez, pronunció una frase que se repetiría como un mantra a lo largo de los años: “el camino es la recompensa”.

 

“El éxito no son solo los resultados, sino las dificultades que se pasan para obtenerlos, el espíritu de plantearse desafíos y también la valentía de superarlos”, señaló ante una multitud que lo fue a celebrar junto al plantel que acababa de llegar de Sudáfrica tras haber obtenido el cuarto puesto en el Mundial.

 

Ocho años después, un nuevo mundial se presenta y el “proceso Tabárez” se consolida como un modelo a seguir en materia de planificación, ejecución y desarrollo de una organización.

 

De hecho, son muchos los empresarios y técnicos en Recursos Humanos que lo alaban y muestran como ejemplo de una gestión exitosa.

 

Por eso, a continuación repasamos algunas enseñanzas que se pueden extrapolar desde la selección nacional a las organizaciones, en particular a la hora de crear equipos de trabajo exitosos, en los que la rotación y fuga de talentos no sea un problema:

 

• Un norte claro.

Cuando llegó a la selección, Óscar Tabárez presentó un plan en el que detalló cuáles eran las fortalezas y debilidades y el camino a seguir para alcanzar determinados objetivos. Así como Tabárez, un equipo funcionará mejor en cualquier organización si tiene un norte claro.

 

A la hora de formar grupos, por tanto, es fundamental concentrarse en los ideales, objetivos, misiones o proyectos de la empresa y cómo estos se conectan con los intereses particulares de cada colaborador.

 

Desde el primer día en que la persona forma parte de la organización, debe conocer cuáles son las bases o fundamentos que se tienen dentro del ambiente laboral así como también los objetivos que se persiguen. Solo así la persona sabrá con claridad qué se espera de ella y podrá enfocarse en aportar en pos de conseguir los objetivos.

 

• La confianza como valor.

Sean 11 adentro de la cancha o un grupo dentro de la oficina, los equipos son conformados por gente, y cuando se trabaja con gente es fundamental confiar en ella.

 

Esto implica dejar hacer y corregir cuando es necesario pero promoviendo espacios en los que las personas logren desarrollar su máximo potencial y creatividad en función de los objetivos de la empresa.

 

Cuando un líder confía en su equipo, las personas lo perciben y es más probable que también confíen en él. Por eso, este tipo de liderazgo logra con mayor facilidad ser, al mismo tiempo, firme para tomar decisiones cuando no son del todo simpáticas.

 

Comunicar de manera eficiente, asertiva y con transparencia también es fundamental.

 

• Un buen ambiente de trabajo.

 

En un artículo para “La Diaria”, el empresario y fundador de Genexus Nicolás Jodal destacó como una fortaleza del proceso Tabárez el manejo de conflictos internos. “¿Cómo puede ser que Luis Suárez y Edison Cavani no estén peleados? ¿Cómo puede ser que se haya hecho un recambio generacional importante sin que ningún conflicto saltara a la luz?”, se preguntó.

 

El manejo de conflictos internos se presenta como una habilidad fundamental para la consolidación de equipos de trabajo sólidos. Por eso, tener líderes con empatía y buen sentido de la escucha se vuelve muy importante.

 

En este contexto, el desarrollo de un buen ambiente de trabajo también es vital ya que tiene el poder de alimentar e impactar en la moral, productividad y satisfacción de los trabajadores, así como en la retención de los empleados estrella.

 

• Espíritu de equipo y sentido de pertenencia.

 

Asociado al ambiente de trabajo está el hecho de promover el espíritu de equipo para alcanzar los resultados.

 

De nada sirve tener una suma de individualidades si no tienen el espíritu de equipo que hace que todos “empujen” para el mismo lado.

 

Así como la selección no podría conseguir resultados si solo contara con sus estrellas, como Luis Suárez o Edison Cavani, una empresa no podrá conseguir superarse si la suma de individualidades no trabaja junta en pos de un solo objetivo.

 

Por todo esto, es fundamental desarrollar el espíritu de equipo y el sentido de pertenencia a la empresa, por ejemplo mediante jornadas de integración y actividades de “Team building”.

0 Comentarios: